Accéder au contenu principal

JAVIER VALDEZ, EL SOLIDARIO SOLITARIO, PERIODISMO ESCRITO CON SANGRE, DE JAVIER VALDEZ CÁRDENAS



Para Griselda Triana

Javier Valdez Cárdenas (1967-2017) fue un periodista que siempre estuvo al lado de las causas justas. Le dolía el dolor ajeno, el destino infame de los seres que poblaban sus notas.
A decir de su madre, doña Rosario Cárdenas, desde que él estaba en la preparatoria le daba por ir a entrevistar a los familiares de personas desaparecidas. “Te van a matar”, le advertía, acongojada. Pero la vocación de Javier era fuerte y clara: Sería periodista. Uno de los mejores periodistas que ha dado México. Un ejemplo de dignidad, congruencia, honestidad.
A la titánica labor realizada en el semanario sinaloense Ríodoce y sus corresponsalías para el diario La Jornada y la agencia France Presse, se sumaron sus valientes libros. En ellos, era aún más evidente su repudio al ejecutómetro y su afán por penetrar en lo humano.
Sus avistamientos al infierno terrenal fueron reporteados hasta aquel trágico mediodía de mayo en que doce balazos cancelaron sus latidos para siempre.
Periodismo escrito con sangre recopila veinticuatro textos originalmente incluidos en Miss Narco, Los morros del narco, Levantones, Con una granada en la boca, Huérfanos del narco y Narcoperiodismo, obras publicadas entre 2009 y 2016.
El volumen ha sido prologado por César Ramos, quien, asimismo, seleccionó y anotó el material compilado.
Ramos enfatiza la enorme calidad humana de Javier, que optó por “darle voz a los desposeídos, a las mujeres rendidas, a los huérfanos, a las madres que se resisten a enterrar, con los restos de su hijo, a la justicia (…) buscaba a las rastreadoras, entraba en su dolor; le preguntaba a los niños en qué ocupaban sus horas de orfandad; conversaba con policías receptores de tres, cinco, siete o más balazos, quienes aún se preguntan cómo sobrevivieron; aguardaba la respuesta de los drogadictos mientras miraba en sus pupilas la angustia, el trastorno existencial, el abandono, la desilusión…”
Resulta inevitable cimbrarse ante el terror aquí descrito: el rostro desollado de Julio César, uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa; la periodista veracruzana levantada y luego expuesta en cachitos, para escarmiento de sus colegas; la mujer culpada de asesinar a su esposo, un hombre influyente; la madre que se conformaría con hallar los huesitos del hijo que en sueños se le aparece; el recio indígena que atravesó por un sembradío de cadáveres…
Javier procuraba dar confianza a quienes accedían a brindarle sus experiencias. Protegerlos. No juzgarlos, aunque se tratase de victimarios, pues sabía que, en el fondo, ellos también eran víctimas. Como Joaquín, el expandillero cuya infancia miserable lo orilló a lo más abyecto.
No deja de causar extrañeza el poco espacio que el editor concede a Narcoperiodismo. Esa obra tan personal para Javier, porque le atañía en lo más profundo. En los tres textos aquí incluidos, se refiere el terror de los periodistas acosados por el hambre, el desvelo, censurados, autocensurados, perpetuamente hostigados por tantos frentes que los atacan al unísono. Solos, siempre solos.
Como el Pepis, informador sinaloense que se atrevió a revelar en un foro que recibía 150 pesos por cada cadáver reporteado; como Carlos, el veracruzano que delata la farsa del botón de pánico, que en realidad sirve para espiar a quienes lo portan; como Alejandro, que no se consuela del exilio y que añora su casita torreonense, la cual ahora sólo ve por Google Maps.
Javier siempre estuvo consciente de que no era profeta en su tierra. Y lo deploraba. No imaginó, sin embargo, las protestas y homenajes que se suscitarían luego de su muerte. En Culiacán, al día siguiente del asesinato, un grupo de manifestantes –comunicadores, activistas, ciudadanos- acudió a cuestionar al Gobernador, Quirino Ordaz Coppel, respecto a las circunstancias que propiciaron el crimen del reportero. Poco antes de que Quirino llegara, un ciudadano, indignadísimo, increpó a los periodistas: “¡Les hace falta lo que tenía Javier, carajo!”, al considerar que carecían de los tamaños para defender el oficio.
Numerosas protestas se han llevado a cabo, en diversos lugares de México y el mundo, por él y por los periodistas que ya habían caído y los que siguen cayendo, ante una sociedad indiferente y un gobierno disimulado. Justo mientras redacto esta reseña se difunde la terrible noticia de que Cándido Ríos, reportero policiaco del Diario de Acayucan, ha sido asesinado en Veracruz, la entidad mexicana con mayor número de periodistas asesinados.
En cuanto a los homenajes, le fue concedido a Javier, a título póstumo, un reconocimiento de la Asociación de la Prensa de Madrid, mismo que recibió su viuda, doña Griselda Triana. Su discurso, dolido, breve y contundente, remató así: “Si nosotros no tenemos paz, el gobierno tampoco merece tenerla”.
Según Triana, su esposo “tenía un corazón del tamaño del universo”. Era, pues, un solidario solitario, que a la hora final estuvo desamparado. Injusta, canallamente desamparado.
Javier somatizaba tanta tragedia. Buscaba escapar del enorme dolor que lo carcomía. Como sostiene Luis Hernández Navarro, compañero suyo en La Jornada: “Para llevar esa pesada carga a cuestas, recurría al diván del sicoanalista que le ayudaba a administrar el dolor y la tristeza, al cobijo familiar, a los cuates entrañables, a la amistad de sus colegas, a bailar solo (…) y cuando el insomnio devoraba sus sueños, echaba mano de algún antidepresivo”.
Como afirma Juan Villoro –presentador de Huérfanos del narco en Culiacán-, Javier “durante medio siglo vivió para mejorar un país que no supo protegerlo y que lo ha convertido en uno de sus mártires”.
A Javier le fue arrebatada la vida, pero sus ideales permanecen en aquellos que exigen se resuelva su artero crimen, que no se resignan a que México permanezca secuestrado por la malandrinada, ese monstruo de tantas cabezas, que a veces se viste de honorable.

Elena Méndez

________

Javier Valdez Cárdenas,
Periodismo escrito con sangre. Antología periodística.
Textos que ninguna bala podrá callar,
(Selección, prólogo y notas: César Ramos),
Aguilar, 2017,
352 pp.
 



Commentaires

Posts les plus consultés de ce blog

PLACER LIBRE DE SUFRIMIENTO: SEXO SIN DOLOR, DE MÓNICA BRAUN Y ALMA ALDANA

Vaginismo y dispareunia: Disfunciones sexuales femeninas que suelen presentarse juntas. Quienes padecen una o ambas suelen ignorarlo, y además, ocultarlo, por temor a la crítica o al rechazo.
Mónica Braun, editora y escritora, y Alma Aldana, psicoterapeuta sexual y de pareja, abordan dichos padecimientos en su libro Sexo sin dolor. La única guía para entender, tratar y superar el vaginismo y la dispareunia, utilizando un lenguaje claro, directo y ameno.
El vaginismo consiste en espasmos que impiden la penetración del miembro masculino (y por ende, el coito); mientras que la dispareunia es el coito doloroso. Asimismo, hacen hincapié en que ambas disfunciones pueden presentarse independientemente de la orientación sexual de la paciente.
Si bien este par de transtornos por dolor (como se les clasifica dentro de las disfunciones sexuales) suelen conllevar anorgasmia, este tema se deja fuera, por ser un transtorno del orgasmo.
Las autoras abordan las diversas causas que pueden originarlos, ya…

DESMITIFICAR NUESTRA HISTORIA: 101 PREGUNTAS SOBRE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO Y 101 PREGUNTAS SOBRE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

En vísperas del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana, se ha publicado un sinnúmero de libros relativos a dichos acontecimientos históricos.
Los géneros más socorridos para abordarlos han sido la biografía, la novela o el ensayo.
Este último género es el utilizado en 101 preguntas sobre la Independencia de México y 101 preguntas sobre la Revolución Mexicana (ambos de Grijalbo, 2009), de Cecilia Pacheco y Pedro Salmerón, respectivamente; autores que, mediante una serie de preguntas y respuestas, brindan una lectura ágil y didáctica sobre sendos episodios de la vida nacional.
Pacheco y Salmerón aciertan en su afán desmitificador de los citados pasajes, tan permeados de maniqueísmo y, por ende, de distorsiones.
Así, Pacheco sostiene que los criollos eran menospreciados por los peninsulares; situación que los primeros ansiaban revertir, sobajando al resto de las castas, alardeando de su pretendida hidalguía.
Por otro lado, señala la intriga sufrid…

HECHIZOS VERBALES: CONJUROS, DE FELIPE GARRIDO

LA SUBVERSIÓN ROCAMBOLESCA: EL AGUJERO EN LA PARED, DE RUBEM FONSECA

Rubem Fonseca (Juiz de Fora, 1925) gusta de desconcertar al lector mediante situaciones descabelladas, tramas absurdas, un erotismo descarnado, casi pornográfico y su portentosa imaginación rayana en lo truculento. Todos estos elementos aparecen en su libro El agujero en la pared, volumen compuesto por 8 cuentos, que fue publicado en portugués en 1995. Cal y Arena ha lanzado dos ediciones en español, la primera de ellas en 1997; y la que ahora me ocupa, del 2009.
En esta obra, Fonseca vuelve a hacer gala de su obsesión por el ambiente lumpen. También hay una predilección por los narradores protagonistas, hombres cínicos y misóginos, envueltos en peripecias que los conducen a vorágines cada vez más caóticas y violentas.
“El globo fantasma” es perseguido por un grupo de policías, debido al creciente rumor de que se trata del globo más grande del mundo, lo cual ocasionaría grandes catástrofes en Río, ciudad rodeada por un bosque. Los globos han sido prohibidos, sin éxito,…

PARRA, CUENTISTA: SOMBRAS DETRÁS DE LA VENTANA, DE EDUARDO ANTONIO PARRA

El cuento es un género que a últimas fechas se considera que “no vende”. Escritores como David Toscana sostienen tajantemente dicha idea. Sin embargo, el autor regiomontano cita a su contemporáneo Eduardo Antonio Parra (León, 1965) como una brillante excepción, pues ha privilegiado este género de manera exitosa.
Parra, cuyos relatos han sido traducidos al inglés, francés, portugués, alemán e italiano, reúne en Sombras detrás de la ventana. Cuentos reunidos, sus cuatro libros dedicados a dicho género: Los límites de la noche (1996), Tierra de nadie (1999), Nadie los vio salir (2001) y Parábolas del silencio (2006), todos ellos publicados en su momento por Ediciones Era, que los compila ahora.
Con el penúltimo obtuvo en el 2000 el Premio de Cuento Juan Rulfo, otorgado por Radio Francia Internacional, mientras que esta compilación resultó ganadora del Premio de Narrativa Antonin Artaud 2009.
Parra, pese a ser guanajuatense, ha sido considerado parte de la llamada Narrativa del Norte, junt…

LA NOVELA DESDE SUS ENTRAÑAS: CÓMO DIBUJAR UNA NOVELA, DE MARTÍN SOLARES

¿Qué es una novela? Según la Real Academia Española, en su primera acepción, este término se define como: “Obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres.” Martín Solares (Tampico, 1970) en su breve y ameno ensayo Cómo dibujar una novela (Ediciones Era, 2014), comparte sus ideas personalísimas sobre la novela, apoyándose, a su vez, en creadores y teóricos a quienes suscribe o refuta, según el caso. Asimismo, el autor incluye una serie de ilustraciones creadas ex profeso por él, para explicar con mayor claridad la estructura que poseen ciertas novelas paradigmáticas. Solares, si bien sólo ha publicado una novela, Los minutos negros (Mondadori, 2006) –traducida a seis idiomas: inglés, francés, alemán, italiano, polaco y ruso-, cuenta con vasto conocimiento sobre el tema, pues ha dirigido talleres na…

ESCRIBIR EL DESARRAIGO: ELLOS DOS, DE PATRICIA DE SOUZA

Patricia de Souza (Cora-Cora, 1964) es una narradora interesada por la autoficción, según ella misma declara. Poseedora de un estilo intimista, opta por privilegiar la primera persona gramatical, caso de sus dos libros más recientes, Erótika. Escenas de la vida sexual (2008), volumen de relatos, publicado en México y en España; y Ellos dos.
Ellos dos, la obra que ahora nos ocupa, fue publicada originalmente en Perú en el 2007 y ahora cuenta con una edición mexicana a cargo de Jus.
En esta novela, Patricia, narradora protagonista, refiere su obsesión con O, su pareja durante 8 años, con quien ha roto; situación que la hace sentirse desamparada, desarraigada, puesto que no solamente se enfrenta de nuevo a la soledad –era una mujer divorciada cuando conoció a O-, sino que este sentimiento se acentúa al estar autoexiliada en Europa, luchando por hacerse un nombre en el panorama literario.
Patricia reflexiona sobre las causas de la ruptura. Una de ellas es, precisamente, su oficio: “(…) era …

PLACERES CULPOSOS: SEXO, DROGAS Y CHOCOLATE. LA CIENCIA DEL PLACER, DE PAUL MARTIN

El ser humano siempre ha buscado evadirse de su realidad, valiéndose de actividades y sustancias que le ayuden a encontrar el placer, aunque éste resulte efímero, costoso y muchas veces, adictivo e ilegal. Situación que las autoridades civiles y religiosas han pretendido regular, con resultados contraproducentes. Paul Martin, en su esclarecedor ensayo Sexo, drogas y chocolate. La ciencia del placer, elabora un tratado acerca de estas formas en que la humanidad se ha procurado bienestar a lo largo de la historia, llegando incluso a padecer adicciones por ellas.Con un lenguaje ameno y claro, el autor acude a numerosos estudios científicos -realizados tanto con personas como con animales- y a ejemplos de personajes célebres, que destacaron no sólo por su talento o fortuna, sino también por haber vivido al extremo. El sexo, necesidad fisiológica, ocupa un lugar primordial dentro de esta lista, dadas las tremendas polémicas que ha desatado esta actividad desde tiempos inmem…

DESCIFRAR EL PORVENIR: BREVE HISTORIA DEL FUTURO, DE PEDRO PANIAGUA

ENIGMA DESCIFRADO: LA BANDIDA, DE MAGDALENA GONZÁLEZ GÁMEZ