Buscar neste blog

xoves, 25 de outubro de 2012

MIRADA AL UNIVERSO DEL GABO: GARCÍA MÁRQUEZ, EL HOMBRE Y SU OBRA, DE GENE H. BELL-VILLADA



Gene H. Bell-Villada (Puerto Príncipe, 1941) es un gran estudioso de la literatura latinoamericana cuyo periplo vital lo ha llevado, entre otras partes, a Puerto Rico, Cuba y Venezuela.  Actualmente es profesor de lenguas y literaturas románicas en el Williams College, de Massachusetts. La fascinación que le produjo su experiencia caribeña se relacionaría luego con el gusto que le tomó, sobre todo, a la obra de Gabriel García Márquez, padre del realismo mágico.
Bell-Villada hace una emocionada exégesis sobre éste en García Márquez, el hombre y su obra (Ediciones B, 2012), cuya versión original en inglés apareció en 1990. Con este ensayo obtuvo el Premio Estudios Latinoamericanos.
En este lapso, el autor estudiado ha publicado más libros y además, este año se conmemoran: el cumpleaños número 85 del Gabo; el 45 aniversario de la primera edición de Cien años de soledad, su libro más célebre; y las tres décadas de la concesión del Nobel.
De manera que la aparición en español de dicho ensayo es más que pertinente para los seguidores hispanoparlantes del universo garciamarquiano.
Aquí se hurga en las claves existenciales y estéticas de la obra del sudamericano. Así, se entrelazan sus vivencias con las decisivas influencias presentes en lo que ha escrito y los recursos de los cuales echa mano.
Entre las vivencias, destaca su infancia al lado de los abuelos maternos; de doña Tranquilina ha declarado que de ella tomó su estilo de narrar, mientras que del coronel Márquez revelaría que fue “la persona con quien mejor me he entendido y con quien mejor comunicación he tenido jamás”, pese a haberlo perdido cuando apenas tenía 8 años.
También ha sido esencial su labor periodística, notable, sobre todo, en títulos como Relato de un náufrago y Noticia de un secuestro; respecto a las  influencias, son dignos de mencionarse autores como Rabelais, Faulkner, Kafka y Woolf; músicos como Bartók; y en cuanto a los recursos, el narrar desde un asombro impasible, crear hipérboles, introducir elementos carnavalescos, referencias del Medievo (alcahuetería, amor cortés) y el Siglo de Oro (alusiones a Garcilaso de la Vega, por ejemplo) y guiños hacia su círculo íntimo, con los que fusiona ficción y realidad.
García Márquez, “artesano erudito y concienzudo” (p. 469), ha cautivado a generaciones enteras con “su uso inolvidable de materiales mágicos y fantásticos” (p. 39), descarta, sin embargo, que se le relacione con la fantasía y más bien se considera realista. Para el ensayista, “Lo fantástico de García Márquez se deriva en gran medida de la estructura viva de la experiencia latinoamericana”. (p. 39). Asimismo, para el colombiano “la realidad misma (…) es mucho más milagrosa que cualquier conceptualización que la mente humana haga de ella”. (p. 131).
En la narrativa garciamarquiana se alegorizan los podridos regímenes políticos latinoamericanos, en especial los dictatoriales, como en El otoño del patriarca. Pese a ello, “García Márquez no es, ni nunca fue, un escritor estrictamente político. Es más bien un escritor que resulta ser de izquierda” (p. 460).
Gabo ha alcanzado la inmortalidad gracias a su impecable orfebrería verbal y por pintar su aldea para ser universal –como proponía Tolstoi-.
Hombre de paradojas, su excelente memoria se ha visto mermada en los últimos años, como reveló su biógrafo Gerald Martin. En palabras del joven crítico literario mexicano Javier Munguía, “lo ataca la peste del olvido, como a los macondinos”.
Conmueve saberlo frágil, por su avanzada edad y deteriorada salud. Sin embargo, en los innumerables lectores que ha sabido ganarse alrededor del mundo radica la universalidad de su obra, la importancia de su persona y el justo homenaje que se le rinde en estas páginas.
Elena Méndez

___

Gene H. Bell Villada,
García Márquez, el hombre y su obra
(Título original: Garcia Marquez, the man and his work),
Traducción: Karla Lucía Otero Fernández,
Col. No Ficción-Crónica,
Ediciones B,
México, 2012,
520 pp.

Ningún comentario: