Buscar neste blog

xoves, 21 de maio de 2009

LOS CAPRICHOS DEL ARTE: TEMPORADA DE CAZA PARA EL LEÓN NEGRO, DE TRYNO MALDONADO

Esnob. Actitud muy común en el mundo del arte. Término definido, según la Real Academia Española, como: “Persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos”.
Tryno Maldonado (Zacatecas, 1977) en su segunda novela, Temporada de caza para el león negro, satiriza el arte contemporáneo, sujeto a los caprichos de un mercado que infla o minimiza a los creadores, según su conveniencia.
Mediante un narrador testigo (cuyo nombre nunca es revelado), uno de los tantos amantes que Golo, un malogrado pintor esnob, tuviese en vida, conocemos el rápido encumbramiento de éste, a quien describe –entre otras cosas- como analfabeta funcional, adicto, maniaco, bisexual, feroz, impredecible, aferrado a sus viejos Converse, que “daba más la impresión de ser un niño bien con una semana sin bañarse” (p. 12). Características que permean su obra, catalogada por un crítico mordaz como perteneciente a la Generación Atari, cuyos integrantes, todos de origen mexicano y nacidos a finales de los setenta, parecieran haber sido afectados mentalmente por jugar con dicho videojuego –el cual, en efecto, es la distracción favorita de Golo-.
El estilo de Golo, abstracto y con un toque de figurativo, se cotiza bien en el negocio, invadido por yuppies, donde “los precios, cada vez más altos, y en gran medida sobrevaluados de común acuerdo en un círculo vicioso del mercado, no era algo que espantara a los compradores (p. 20).” Lo cual no logra sino hacernos recordar la célebre cita del extinto poeta español Antonio Machado: “Todo necio confunde valor y precio”.
Así, las obras que éste emprende –por lo general, drogado- y que no son sino viles tomadas de pelo, son disputadas por las galerías Martha Herrera y Fernández Fiallo, quienes desean tenerlas en su catálogo.
Digo “viles tomadas de pelo”, pues no podría considerársele de otro modo al cubo mágico que pinta de rojo (famoso ya en su posteridad), o al cuadro de Rauschenberg (uno de los principal representantes del pop-art estadounidense) que compra para jodérselo intencionalmente.
Al ascenso de Golo, claro está, contribuye el propio narrador, quien se refiere a sí mismo como un junior con máster en Filosofía del Arte, influido por el expresionista abstracto Rothko, cuya máxima frustración es no poder dedicarse a crear, dado su daltonismo.
El narrador, mediante una estructura fragmentaria y plena de discordancias temporales, rinde testimonio sobre su difunto amado con un lenguaje coloquial, de fraseo breve y contundente.
Al parecer, se halla bajo los efectos de alguna sustancia (¿éxtasis? ¿cristal? ¿hiperbólico?), ya que vuelve, obsesivamente, sobre algunas frases, párrafos o capítulos completos, a mencionar datos o anécdotas ya proporcionados, como al admitir que llegó a querer a Golo; al referir las circunstancias –por demás escatológicas- en que ambos sostenían relaciones; o al recordar la historia del anónimo abogado que cazaba leones negros, mismos que Golo plasmaba en su pintura.
Mas Golo nunca está contento. Ni con el dinero, ni con el renombre, ni con todo lo que se inyecta, inhala, fuma, bebe o se introduce (caso de los supositorios de opio que comparte con su pareja, en un claro guiño a la célebre novela Trainspoitting, de Irvine Welsh). Vive temeroso de morir a los 27, como los rockstars Janis Joplin, Jimi Hendrix, Jim Morrison…
Insaciable y autodestructivo, empeñado en arruinar todo a su alrededor (como cuando destartala una instalación de un Tsuru en partes, en una de las escenas más cómicas de la novela), Golo resulta, no obstante, un personaje de indudable carisma, inmerso en una atmósfera decadente, caótica, tan voraz como él mismo, que hasta sin quererlo realiza obras maestras, como el baño que deja inutilizable en uno de sus episodios maniacos.
Maldonado en Temporada de caza para el león negro recrea los caprichos del arte, hechos por gente caprichosa para gente caprichosa. Baste citar un caso actual: las exorbitantes pujas por los cadáveres de animales en formol, del británico Damien Hirst.
Elena Méndez
_____
Tryno Maldonado,
Temporada de caza para el león negro,
Colección Narrativas hispánicas,
Editorial Anagrama,
México, 2009,
124 pp.

Ningún comentario: