Buscar neste blog

domingo, 13 de xullo de 2014

ESTILO FIGUEROA: BAJO EL CIELO DE MÉXICO: GABRIEL FIGUEROA, ARTE Y CINE, DE CLAUDIA MONTERDE

Gabriel Figueroa (Ciudad de México, 1907-1997) fue toda una institución en el cine mexicano, donde destacó su gran labor como cinefotógrafo. Participó en más de doscientas películas e hizo mancuerna con excelentes actores y directores, entre ellos: María Félix, Pedro Armendáriz, Dolores del Río, Andrea Palma, Arturo de Córdova, John Huston, John Ford, Luis Buñuel y Emilio El Indio Fernández.
El año pasado se le rindió homenaje en Los Ángeles, California, con la exposición Bajo el cielo de México: Gabriel Figueroa, arte y cine, cuya sede fue el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA), organización que se coordinó con Conaculta, Fundación Televisa y la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS) para tan magno evento.
Como complemento de dicha exposición se lanzó el libro homónimo, coeditado por Turner y las citadas instituciones.
Esta obra consta de textos breves –casi todos de la autoría de Claudia Monterde- y abundantes imágenes (la mayoría, en blanco y negro), que muestran el inigualable estilo que Figueroa logró forjar. Como bien apunta Rafael Tovar y de Teresa, presidente de Conaculta: “El poder de evocar imágenes y otorgarles una fuerte carga simbólica a través de la composición en profundidad, la iluminación en claroscuro, las sombras expresionistas y los medios tonos, definen el incomparable estilo visual de Gabriel Figueroa” (p. VIII).
Así, lo onírico, el crudo realismo, lo rural, lo urbano, lo sensual y lo abyecto se entrelazan en unas imágenes que alcanzaron su máximo esplendor en la Época de Oro del Cine Mexicano, en que se glorificaba el nacionalismo. Prueba ferviente de ello fue la excelente dupla que formó con el Indio Fernández, con quien realizó 24 filmes, donde captó imponentes paisajes inspirados en el muralismo, entonces en boga.
Figueroa debutó como cinefotógrafo en Allá en el Rancho Grande en 1936, cinta que gozó de un éxito inusitado, pero hasta 1943, con Flor silvestre –dirigida por el Indio- que realmente consigue un sello propio: “(…) encontró la piedra angular de un estilo que, cimentado en la perspectiva de la cámara, en la generación visual de la escena y en el ritmo y la temporalidad de las imágenes, siempre se pretendió subversivo. Más allá de ser una mera estetización de las imágenes es una postura política que se hace patente con el transcurso del pensamiento que desencadenan” (p. 38).
Tal parteaguas marcó el célebre cinefotógrafo que hasta se habla de un estilo Figueroa, consistente en un “diálogo múltiple con el expresionismo alemán, el cine de Eisenstein o la fotografía de su maestro Gregg Toland; con los medios tonos de Vermeer, los claroscuros de Rembrandt, la perspectiva de Velázquez, la fuerza y la textura del grabado mexicano o el tratado de Leonardo da Vinci, en el que se inspiró para analizar la atmósfera y utilizar los filtros que le confirieron profundidad visual a los denominados cielos Figueroa” (p. 54).
Figueroa mostraba una gran predilección por captar close-up o panorámicas que persisten en el imaginario colectivo nacional y extranjero. Cito dos títulos, ambos protagonizados por La Doña, donde se hace uso de una y otra: Enamorada (1946) y Río Escondido (1947), bajo la dirección del Indio.
Es un enorme regocijo toparse con estas imágenes, verdaderamente icónicas, y descifrar las claves detrás de esta genial obra. Así, asoman personajes revolucionarios, rituales fúnebres, edificios emblemáticos, paisajes majestuosos, seres en situaciones-límite, tradiciones arraigadas…
Figueroa fue nominado al Oscar en 1964 por La Noche de la Iguana, película dirigida por John Huston y protagonizada por Richard Burton, Ava Gardner y Deborah Kerr. La Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas lo honró con 16 premios Ariel, así como un Ariel de Oro en 1987.
Elena Méndez

____
Claudia Monterde,
Bajo el cielo de México:
Gabriel Figueroa, arte y cine,
Col. Artes Visuales
Editorial Turner/CONACULTA/AMPAS/LACMA/Fundación Televisa,
Pasadena, 2013,
224 pp.